Páginas vistas en total

lunes, 27 de enero de 2014

LA HISTORIA SINDICAL DE POMALCA

LA HISTORIA SINDICAL DE POMALCA
 Y LAS 8 HORAS DE TRABAJO
Colaboración: José Z. Campos  Bustamante
El 20 de Enero de cada año, los trabajadores de la Empresa Pomalca S.A.A. así como el pueblo pomalqueño tienen en su memoria a nuestros hermanos caídos el 20 de Enero del año 1962. Al cumplir 52 años de esta masacre  ocurrida a nuestros hermanos caídos en la lucha sindical por la conquista de las 8 horas de trabajo, consideramos que ellos no cayeron sólo por su causa, sino también por la nuestra. Este es el mensaje señores trabajadores nuevos de Pomalca, porque no es posible separar a nuestros hermanos caídos, de la historia de nuestro pueblo, ya que ambos son como la piel y los huesos; la carne y la sangre de un cuerpo. Así como las calles de Pomalca están regadas con su sangre y escritas con sus nombres.
Después de este prólogo paso a narrar el testimonio que me dio mi tío carnal, Humberto Bustamante, quien trabajó en el área de fábrica por turno (Bodega de azúcar-estibador) por el año 1940 hasta el año 1946, en dos turnos. El primer turno era de 3 de la mañana a las 3 de la tarde  y el segundo turno de 3 de la tarde a 3 de la mañana. El personal que trabajaba por día ingresaba a las 8 de la mañana y salía a las 12 del medio día y reingresaba a la 1 de la tarde y no tenían hora fija de salida, a veces salían a las 7 u 8 de la noche. No había horario de 8 horas.
Me contó que a mediados del año 1943 llegó a trabajar a la fábrica (taller de mecánica) como ayudante mecánico, un profesor de apellido Benites, a quien le dieron una casita de pieza y media que quedaba entre la calle Santa Rosalía y San Carlos (hoy Quiñones y San Martín, donde vive Carmen Aguilar)

Benites vino con ideas sindicalistas y  a organizar un sindicato en la hacienda, eran las épocas de las luchas por las jornadas de las 8 horas a nivel nacional. Como era profesor, por las noches enseñaba a leer y escribir a los trabajadores que salían a las 3 de la tarde y que no escatimaban esfuerzo para asistir, y de paso él les daba clases para organizar un sindicato. Benites manifestó ser nieto del infatigable luchador social Alberto Benites de los años 1911, protagonista de las primeras luchas obreras, conjuntamente con Julio Portocarrero, Delfino Lévano, el Dr. Alberto Flores Galindo Gutarra, Fonkén y otros. Ya un poco organizados a mediados del año 1944 acuerdan hacer una protesta y plantear  a los patrones la jornada de 8 horas, así como también el beneficio de un bono alimenticio. La protesta se realizó un día lunes con los dos turnos después de pago, ya que pagaban los días sábados. Hasta esa fecha no se le conocía como huelga. El patrón aceptó el bono alimenticio, más no la jornada de 8 horas, otorgándoles dicho bono a partir del mes de julio del año 1944. Los nombres de aquellos organizadores del sindicato en la hacienda Pomalca fueron:
Benites, Revilla Claudio, Gómez Antonio, Barón Jesús, Soto David, Ramírez Lucio, Bustamante Humberto (Sec. Organización, mi tío), Hurtado, Bravo. Lo que podría decirse que fue la primera dirigencia sindical y que algunos trabajadores antiguos la conocen como la dirigencia del año 1945.
En el año 1945, en la primera semana de enero, nuevamente plantean a los patrones la jornada de las 8 horas, aumento del bono alimenticio por carga familiar, carne, pescado; ya que la carne solo la daban a los empleados. Las reuniones sindicales siempre las hacían en la casa de Benites, y acuerdan realizar un paro de una semana si los patrones no cumplían con el petitorio. Al no aceptar los patrones el reclamo, se realiza el paro, tal como se había acordado, y por primera vez se escucha en Pomalca la palabra ¡Huelga! Los patrones se mostraron reacios al principio y después de 5 días de huelga ceden, y los obreros consiguen aumento del bono alimenticio, se da carne 3 días a la semana y por primera vez pescado, 3 libras diarias. La carne era: Lunes, miércoles y viernes (una libra por día). Pero los patrones se mantienen reacios y firmes con la jornada de las 12 horas diarias.
En enero del año 1946, estando Luis Bustamante y Rivero en la presidencia de la República, quien era un anarquista, quiso desaparecer los sindicatos, principalmente a los secretarios generales y de organización. Bustamante y Rivero había ganado las elecciones en junio del año 1945.
Un amigo íntimo de mi tío llamado Jorge Rivas, quien era el vigilante, escuchó el día lunes por el patio de las oficinas que por la madrugada del día miércoles los iban a sacar de sus casas. Mi tío vivía en la calle Alfonso Ugarte, donde hoy vive Julio Chiroque. Mi tío le comenta a Benites y acuerdan el día martes entrar al cine, y después cada uno buscar  cualquier rumbo. Era la época que perseguían a los dirigentes principales a nivel nacional. Salen a la mitad de película, en las casas y calles no había luz eléctrica y se van por detrás de la fábrica hasta Samán, allí Benites tenía un amigo, mi tío no recordaba su apellido, durmieron allí y a las 5 de la mañana partieron a Chiclayo. Estando en Chiclayo se despiden con un fuerte abrazo. Benites le dijo que se iba por Piura y mi tío se fue a la hacienda arrocera “Catalina” en la provincia de Guadalupe. Los dos partieron de Pomalca solo con lo que tenían puesto. Mi tío con 50 soles en el bolsillo y Benites con 70 soles, producto de sus pequeños ahorros. Este testimonio me contó mi tío en el año 1970 en la hacienda Catalina cuando lo fui a visitar. Desde esa fecha comencé a conversar y coordinar un reencuentro con los dirigentes que quedaban en aquella época, con don Jesús Barón y Antonio Gómez; fue así que el día 3 de octubre de 1972, fecha de aniversario de la cooperativa, se reunieron en mi casa de Alfonso Ugarte que quedaba al lado de la gallera. Qué alegría me daba ver a estos 3 paladines y disfrutar de ese reencuentro, después de más de 30 años, que fue lo mínimo que pude hacer   y que también me llenó de regocijo.
Esta historia de la primera organización sindical se interrumpió hasta el año 1960

 LA CONQUISTA DE LAS 8 HORAS EN LA DÉCADA DEL 60 
Allá por los años de 1960 no se escuchaba que la Federación de Trabajadores Azucareros del Perú (FTAP), vendría a Pomalca a organizar un sindicato para luchar por la jornada de las 8 horas de trabajo. Esta federación tenía su sede en La Libertad  (Valle Chicama) y estaba liderada por Leonidas Cruzado Zavala, Gonzalo Bazán y otros dirigentes sindicales. Yo  ya tenía 2 años de trabajo (ingresé a trabajar el 6 – 2 - 1958) siendo aún un niño, trabajaba en la fábrica en la cuadrilla de don Felipe Ascoy con varios compañeros cargando ladrillos, ellos eran: Segundo Requejo (papachito), José Regalado (Charango) y Ángel Iturria (Negro Iturria), todos ellos ya fallecidos. También trabajé junto a Domingo Ayala,  Augusto Cueva, Segundo Fuentes, (Katanga), Cholo Ortiz Bernardino Díaz (chueco Berna) Jorge Bernal, Augusto Suarez (negro Suarez), los hermanos Clavo, el mudo Daniel Bocanegra, el muelón Julio Yafac, el cojo Alejandro Suxe, Ricardo Campos y otros compañeros más que están en mi memoria. Ingresábamos a las 7 de la mañana y trabajábamos por tarea en la carga de los ladrillos, de los tendales hacia el horno, para su quema. Cuando no había estas labores, trabajábamos por día, ingresábamos a las 7 de la mañana y salíamos a las 11 a.m., reingresábamos a la 1. .m. y salíamos a las 6 p.m.
A principios de enero del año 1961 llegan los dirigentes de la FTAP a Pomalca, la masa trabajadora los espera en el paradero, frente al hospital. Era entre las 3 o 4 de la tarde. Los Piedra habían colocado maquinaria pesada a fin de que no ingresaran a la ranchería, los vehículos de los dirigentes de la FTAP  lo habían dejado frente al estadio y se acercaron caminando hasta donde

los esperaban los dirigentes de la hacienda, conjuntamente con la masa trabajadora ellos logran pasar entre los espacios que había entre la maquinaria pesada y los ficus, y todos nos dirigimos al local sindical que quedaba en la casa de don Humberto Ramos López. Después  de los discursos de Leonidas Cruzado Zavala y Gonzalo Bazán, Don Humberto Ramos López tomó  juramento como Secretario General del Sindicato .
Los dirigentes nacionales se comprometieron a hacerla inscribir la dirigencia sindical en la Zona de Trabajo, así como en la FTAP. Al hacer uso de la palabra don Humberto Ramos López recuerdo que dijo: ¡Lucharé hasta conseguir la jornada de las 8 horas diarias!. La masa trabajadora y yo aplaudimos hasta el delirio, y desde ese día comienza las luchas reivindicativas. Tengo que reconocer que don Humberto fue un obrero con conciencia de clase, formado en el  campo en el contacto cotidiano con los pozos tubulares y que tenía como jefe a don Ricardo Ubillús y compañeros de trabajo a don Arturo Lescano, Julio Mateo, Alcas y otros más.
El testimonio personal interesa por algo más que las referencias históricas, interesa en sí mismo; el paso de la juventud a la edad adulta.
En enero el 1961 el sindicato plantea a los patrones la jornada de 8 horas de trabajo y los 30 días de vacaciones, así como el aumento del valor de  la jornada nocturna de 25% al 50%.
En el mes de febrero se programa la reparación general anual de la fábrica para el mes de marzo. El personal que laboraba por día en estas reparaciones anuales laboraba de 8.00a.m. a 12 m y de 2 p.m. a 10 o hasta las 12 de la noche.

 El personal  por turno, desde la balanza de jugo hasta la bodega de azúcar y personal de diversos trabajos eran trabajadores seleccionados por los mayordomos de fábrica, José del Carmen Arbulú y Fausto Imán Ramírez, ambos fallecidos. Los demás trabajadores de elaboración participaban en la limpieza del túnel de los calderos, y otras labores de limpieza dentro de la fábrica. Las secciones, conductores de caña, trapiches y calderos laboraban en el mismo horario del personal por día.
Comienza la reparación anual  en marzo de 1961 hay movimientos por las 8 horas, pero no hay fuerza porque la molienda ya estaba paralizada, se reinicia la molienda el 4 0 5 de mayo manteniéndose el   horario primigenio, la dirigencia sindical seguía la lucha por las 8 horas. En julio plantean que se otorgue por lo menos 15 días de gratificación por fiestas patrias, ya que solo se daban a los empleados un sueldo. No hubo nada positivo y los trabajadores obreros cada día se indignaban más y se organizaban mejor y ya iban tomando fuerzas en la lucha por las 8 horas.
Por el 20 de diciembre de 1961, la masa trabajadora ya organizada totalmente y cansados de tantos maltratos, acuerdan y acatan una paralización de labores al cerrar el año.   
El 6 de enero del año 1962, la Zona de Trabajo reconoce legalmente a la dirigencia sindical integrada por:
Humberto Ramos López, Juan Pomares Arbulú, Antonio Gómez Quispe, Manuel Díaz Ochoa, Jorge Céspedes Pérez, Rogelio Segura, Delfín Quispe y Querebalú.
La paralización se convierte en una Huelga indefinida hasta el 20 de Enero, fecha de la masacre que enlutó a Pomalca dejando 7 muertos y una veintena de heridos. Los caídos fueron: Antenor Clavo Delgado, Alfredo Días Rubio, Benerando Ochoa Delgado, Pablo Medina, Aurelio Ballena Zarpán Josefa Pupuche Torreas de Maco (dejó 6 hijos en orfandad), y el niño Octavio Campos Otoleas.
El día 21 de enero los patrones en un acto de ironía envían 7 carneros, so pretexto de que preparen un almuerzo a los acompañantes que hacían guardia a nuestros mártires caídos por la conquista de las 8 horas, que eran velados en una ramada grande techada con hinea que se había sacado del pozo reservorio. Los mártires eran  velados  en la  calle Santa Rosalía (hoy José Quiñones) donde vivían Humberto Ramos López y Antonio Gómez Quispe. Indignados los dirigentes y la masa trabajadora por este acto irónico se les devolvieron los carneros.
El día 22 de enero, a tempranas horas de la mañana partimos a la ciudad de Chiclayo rumbo al cementerio “El Carmen” para ser sepultados en la cripta que había sido donado a perpetuidad por los mineros de La Oroya, donde descansan en paz para siempre.
El día 24 de enero se ingresa a laborar al mismo horario primigenio, mientras la dirigencia sindical planteaba las 8 horas con el representante de la hacienda, don Luis de la Piedra Albizuri, acuerdan reconocer los días de huelga desde el 15 de enero.
Al siguiente mes se continua con el diálogo sobre el pliego de reclamos, se consigue dentro de varios puntos las 8 horas a partir del mes de abril, ya que en marzo se llevó a cabo la reparación anual de fábrica, se consiguió vacaciones anuales, gratificaciones en julio y diciembre y una ambulancia para trasladar a los trabajadores enfermos y accidentados al hospital del Seguro Social.
La primera semana del mes de abril de 1962 arranca la molienda con 3 turnos, siendo esta la conquista histórica de las 8 horas en   la hacienda Pomalca. los turnos fueron:
1° turno, horario: 4,00 a.m. – 12,00 m
2° turno, horario: 12,00  m  –   8,00 p.m.
3° turno, horario: 8,00 p.m. –   4,00 a.m.
Personal por día: Mañana: 8  a 12 m  y  Tarde: 2 a  6 p.m.
La jornada nocturna se reconoció desde las 8 de la noche hasta las 6 de la mañana; no obstante la ley indica hasta la actualidad  como hora nocturna desde  las 10 de la noche. La conquista sindical también superó a la Ley   en el valor   otorgado del 50% adicional en la jornada nocturna a comparación del sólo 25% que reconocía la Ley.  El asesor legal de la dirigencia sindical era el Dr. Vera Toro y los asesores legales de los patrones eran: Vásquez Siccha y Falen..
Humberto Ramos López termina su gestión como secretario General del Sindicato de Trabajadores de Pomalca y anexos en enero del año 1963 después de celebrar el 1° Aniversario de los Mártires caídos en la lucha por las 8 horas, y que este 20 de enero se conmemora el 52 aniversario de sus fallecimientos, al cual me aúno a sus memorias por esos grandes mártires que los trabajadores jóvenes de Pomalca y anexos no deben olvidar.

SECRETARIOS  GENERALES DEL SINDICATO
NOMBRES Y APELLIDOS
PERIODO
Humberto Ramos López
1962  -  1963
Juan Pomares Arbulú  
1963  – 1964
Álvaro Valdivieso Sialer
1964  – 1965
Francisco Silva Velásquez
1965  – 1966
Antonio Gómez Quispe
1967  – 1968
No hubo sindicato, no había patrones.
1969  -  1970
Teodoro Solís Tesén
1970  -  1982
Artidoro Llatas Rimapa
1982  – 1987
Eliseo Cumpa Gusmán
1987  – 1988
Faustino García Vega
1988  – 1993
Cresenciano Montalván Chanta  
1993  – 1994
Oliverio Mejía Vega
1994  – 1998
Alejandro Ruiz Linares
1999  – 2003
Asunción Lumpo Gonzáles 
2003  -  2005
Roberto Guevara Jacinto
2005  – continúa.

NOTAS HISTÓRICAS
En el año1965 se goza por primera vez de vacaciones.
Silva le gana las elecciones a Segundo Gutiérrez  Coloma, hay una huelga a mediados de 1965 y el “ojón” Gutiérrez le da golpe a Silva, el finado Chávez lo levanta sobre sus hombros y lo proclama Secretario General hasta que concluya el mandato de Silva.
Cuando Pomalca es entregada a los trabajadores, el sindicato deja de ser necesario, es por ello que en el periodo 1969 – 1970 este se desactiva. Sin embargo al año siguiente nuevamente se forma para canalizar los reclamos a los órganos de administración. Es elegido José Teodoro Solís y se mantiene durante 12 años. Sin embargo en este periodo los reclamos se hacían a través de los 4 Comités Especializados que representaban a: Fábrica, campo, administración y servicios generales. Siendo su principal objetivo de estos, asesorar al Consejo de Administración. Dichos comités eran elegidos por los trabajadores de cada área. Los aumentos y gratificaciones se acordaban en la Asamblea General de Delegados, si no había acuerdos Artidoro Llatas lideraba las protestas. 

Esta última dirigencia sindical está dejando una historia negra del sindicalismo clasista, se ha convertido en el verdugo de sus compañeros de clase que solo son dirigentes sindicales cuando cobran las cuotas sindicales.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario