Páginas vistas en total

sábado, 18 de diciembre de 2010

POMALCA Y LA COMPAÑIA DEL FERROCARRIL Y MUELLE DE PIMENTEL





Año 1911, 22 de setiembre. Don Salvador Gutiérrez Pestana dueño de la hacienda Pomalca reúne a un grupo de comerciantes e industriales lambayecanos para proponerles la rehabilitación del Puerto de Pimentel. Este puerto se encontraba abandonado, sus ferrocarriles no tenían el muelle que les permitiera embarcar sus productos directamente a las embarcaciones marinas y el puerto de Eten ya no se daba abasto para atender la demanda comercial e industrial de nuestro departamento. Todos los empresarios al término de la reunión asumieron el gran reto de construir un muelle y la línea para el ferrocarril. Después de medio año de gestiones, mediante Resolución Suprema del 22 de marzo de 1912 el gobierno autoriza a la Sociedad Agrícola Pomalca “tender una línea férrea de trocha angosta entre la hacienda Pomalca y el Puerto de Pimentel, así como también la construcción de un muelle con la facultad de establecer ramales ferroviarios que se estimen convenientes”.
El 19 de febrero de 1913 se constituyó la “Compañía del Ferrocarril y Muelle de Pimentel” a la que fueron transferidos los derechos que correspondían a la “Sociedad Agrícola Pomalca”.
La construcción del Muelle y el Ferrocarril se inician en 1914 y recién en 1920 la línea férrea llega hasta la hacienda Pomalca. Esta gran obra estuvo a cargo del ingeniero alemán Bernardo Pellny.
Los capitales fueron netamente lambayecanos. Los accionistas mayoritarios de la compañía fueron: Hacienda Pomalca (36%) Viuda de Piedra e Hijos (31%) Sociedad Agrícola Pucalá (26%). Entre los accionistas minoritarios destacan: Juan Cuglievan, Rodolfo Montenegro, Eduardo de la Piedra, Eleodoro Romero, Juan de la Piedra y la Cia. Testamentaria Waldispuhl. Los primeros gerentes de la Compañía del Muelle y Ferrocarril de Pimentel fueron Bernardo Pellny, Germán Klinge, Raúl Hinojosa y Julio Gervasi (hasta 1960). Para 1958 los miembros del Directorio de la compañía fueron Nicolás Cuglievan, Eduardo de la Piedra, Ricardo de la Piedra, Víctor Maúrtua y Julio Gervasi.
El muelle tiene 529 m de longitud y la línea férrea 58 Km., en un recorrido que incluye Pimentel – Chiclayo – Pomalca – Rinconazo – Saltur – Pucalá y Pampa Grande. La compañía contó con 13 locomotoras, 06 coches para pasajeros y 247 carros de carga y equipaje. En 1958 se movían casi 500 mil toneladas métricas de mercancías, lo cual demuestra el progreso logrado en los campos del comercio, industria y agricultura.
Este muelle deja de funcionar para el ferrocarril por el año 1975. Ahora se lucha por su restauración ya que es parte de la historia y por que no del futuro ya que representa un gran potencial turístico que se debe explotar.

2 comentarios:

  1. interesante me gustaria saber mas detalles,.Sobre parte de esta historia.!

    ResponderEliminar
  2. felizmente que ya reconstruyeron el muelle de Pimentel y la gente esta concurriendo masivamente a este nuevo destino turistico, no entiendo como se demoraron anto y como se perdio tanto tiempo

    ResponderEliminar