Páginas vistas en total

viernes, 8 de julio de 2011

LA DULCE HISTORIA DE LA CAÑA DE AZÚCAR


Esta dulce planta es conocida desde hace unos 5000 años por los habitantes de la isla Nueva Guinea, de donde pasó a la India y también a la China Meridional. Es aquí donde descubrieron sus maravillosas propiedades. En un principio tenía fines medicinales.
La expedición Persa comandada por Darío en el año 513 a.c. llegó al valle del Indo y recogió cañas para llevarlas a su tierra, estos expedicionarios se refirieron a ella como “una caña que da miel sin intervención de las abejas” lo que significa que ya se producía azúcar de esta dulce caña.
Estas plantas en Persia fueron sembradas y guardadas en el más absoluto secreto, hasta que Alejandro Magno conquistó Persia el año 331 a.c. y lo llevó hasta Europa donde lo hizo conocido.
Los persas desarrollaron un procedimiento para obtener azúcar cristalizada hirviendo el jugo de la caña. Los egipcios optaron por desarrollar un método químico de refinación utilizando para ello cenizas de diferentes materiales. Los romanos la denominaron “sal de la India”
En el siglo VII de nuestra era, se marca un hito importante en la difusión del consumo de azúcar. Son los árabes, tan aficionados al dulce, los que al invadir las regiones del Tigris y el Éufrates, descubren las infinitas posibilidades que presenta. Éstos lo introducen en las zonas recientemente conquistadas, cultivando la caña de azúcar en Siria, Egipto, Chipre, Rodas y todo el Norte de África. Es precisamente allí, donde los químicos egipcios perfeccionan su procesado y la refinan. Continúa la expansión de su consumo a través de los viajes de los comerciantes venecianos y, un siglo más tarde, a través de las Cruzadas a Tierra Santa, se da a conocer este alimento en todo el mundo cristiano.
Fue llevada a España por los árabes en el siglo VIII a. de C. en la edad media. El azúcar se hizo muy preciado, su consumo estaba solo al alcance de la clase privilegiada y era usada para perfumar y condimentar platos, lo mismo que la sal o la pimienta. Los boticarios comienzan a utilizar el azúcar como parte integrante de gran cantidad de recetas. Variando sus proporciones, se preparaban pócimas y medicinas que recomendaban a su clientela para curar toda clase de males, incluido el "mal de amores".
Entre 1100 y 1492 en la época de las cruzadas, los caballeros descubren las plantaciones de caña en Siria y Palestina. Nacen las denominadas "Caravanas de Azúcar" que se dedicaban a hacer trueques con el azúcar, como un producto de lujo. Poco a poco, la caña se implanta en Grecia, en el Sur de Italia y en Francia. El uso del azúcar se expande progresivamente hasta el siglo XIV.
Con el descubrimiento de América, el azúcar viaja de manos de los conquistadores españoles. Llega a América en el año 1493 en el segundo viaje de Cristóbal Colón pero no prosperó. El 30 de mayo de 1498 en el tercer viaje de Colón llega a Santo Domingo y fue Pedro de Atienza el primero en cultivarla, aquí se cultiva por primera vez a gran escala, llegando, más tarde a Cuba y a México. Paralelamente, otros españoles en sus viajes favorecen su expansión a zonas asiáticas, como las Islas Filipinas y archipiélagos del Pacífico. De manos de los portugueses la caña de azúcar llega a Brasil, los franceses la introducen en sus colonias del Océano Indico y los holandeses en las Antillas.
Al Perú llega desde México traída por el encomendadero de Chicama don Diego de Mora en el siglo XVI.
La ruta de la caña ha sido siempre de Oriente a Occidente, desde el Indico al Mediterráneo y, finalmente, al Atlántico. Nació en Nueva Guinea y llegó hasta la India, desde donde se extendió a China y al Próximo Oriente.
Fueron precisamente los indios los pioneros en probar su sabor.
Como mencionamos en la revista Nº 1, en nuestra dulce tierra Pomalqueña la caña de azúcar llega el año 1670 y es introducida por el Capitán Martín Núñez de Alzo propietario de esta Estancia quien siembra en poca escala, recién en el año 1692 se amplían los cultivos a unas 18 fanegadas (unas 54 hectáreas).
A finales del siglo XVII la producción y el consumo de azúcar de caña se encontraba extendido prácticamente por todo el mundo. Un siglo más tarde, en 1705, el químico francés Olivier Serrés, descubre las propiedades azucaradas de la remolacha, y pocas décadas más tarde, el alemán Margraf logra extraer y solidificar el azúcar de esta planta, dando origen a la instalación de las primeras fábricas de azúcar de remolacha en Prusia y a la competencia con el azúcar de la caña
Las colonias en América se habían convertido en los principales productores mundiales de azúcar y la lucha por su independencia amenazaba el abastecimiento de Europa.
En el año 1.600 la producción de azúcar en América estaba considerada como la mayor industria del mundo.
El azúcar es en la actualidad un alimento habitual en la dieta de todos los países. Reivindicado por científicos y expertos internacionales, es considerado hoy como uno de los principales aportes energéticos para el organismo.
Su nombre científico es Saccharum officinarum, las variedades se distinguen por tipos de colores y se agrupan en claves y están compuestas por letras y números. Las letras señalan el lugar de origen de la variedad y el número, el año que fue producida y a la serie que corresponde.
Fuente: www.iedar.es/azucar/historia.htm

1 comentario:

  1. Gracias por el dato tan suscinto y util. Mi madre tiene una pequena plantacion de cana Pomalca cerca a Canchaque en Piura,donde se produce el buen aguardiente de cana Pomalca, llamado San Roque, se vende solo en Piura.
    Me gustaria aprender a producir chancaca con ella.

    ResponderEliminar