Páginas vistas en total

sábado, 18 de diciembre de 2010

EX COMBATIENTES POMALQUEÑOS

Deuda moral con nuestros defensores de la patria
del conflicto armado con el Ecuador en el año 1941


La gratitud de un pueblo hacia sus héroes, mártires o personajes destacados debe continuar siendo inmortalizada como hasta la fecha Pomalca lo viene haciendo al nombrar algunas de sus calles, colegios, parques y un coliseo con nombres de pomalqueños destacados. Dentro de este grupo de gente que hizo historia, no hay que olvidar que aquí también nacieron, residieron y formaron parte de la masa trabajadora, hombres que en la plena juventud de sus años lo expusieron todo por mantener intangible nuestro territorio, y lo lograron durante el conflicto armado con el Ecuador el año 1941. Es en esta guerra donde obreros pomalqueños demostraron arrojo y amor por la patria. Es el caso de los obreros: Sargento Santiago Bances Arana que laboró en los calderos; Sargento Gregorio Niceno Valverde Arana, obrero de las centrífugas; Sargento Eusebio Alburuqeque Rojas, vigilante de ranchería; Sargento de caballería Sixto Isique Puyén. Obrero del Alambique; Cabo José Pulache Carmen, Albañil de ranchería; Cabo Juan Francisco Chunga Carrión, trabajador del Almacén; Soldado de Infantería César Augusto Jiménez Jiménez quien se desempeño como vigilante; Soldado de Infantería Demetrio Culquipoma Rimarachín, obrero del taller de mecánica. Soldado Sebastián Ortiz Minguillo, adobero y guardián.
Todos estos valerosos hombres merecen ahora en vida el reconocimiento de nuestro pueblo.
Así mismo también merecen un homenaje póstumo: El Sargento II Pedro Mocarro Villalobos, trabajador de fábrica; Cabo del E.P. Cristóbal Ramos Montalván, Cabo José Leonidas Colchado Ugaz, trabajador de fábrica; Cabo Segundo Eliseo Paico Fernández obrero del Servicentro; Soldado Ramón Isique Puyén, trabajador de fábrica;; Soldado Enrique Gastiaburú Villacorta, mecánico de palas y el Soldado de infantería Manuel Tafur Gálvez, obrero de campo. El pueblo de Pomalca a través de su municipio debe perennizar la acción valerosa de nuestros combatientes nombrando a un próximo Parque a construir como “Defensores de la Patria”. Y allí grabar sus nombres como reconocimiento de todas las generaciones de nuestro país a estos hombres y a sus familias por hacernos sentir orgullosos a todos los peruanos de ser victoriosos en una guerra que nuestro país libró en defensa de su soberanía y allí mismo grabar una frase que aún recuerdo haber escuchado a hombres de los años 1920 al 1930, un lema que seguramente fue la consigna de la guerra: ¡Tumbes, Jaén y Maynas… ni de vainas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario