Páginas vistas en total

sábado, 27 de junio de 2015

EL CUCHIMILCO EMBRUJADO

EL CUCHIMILCO EMBRUJADO
Relato: Juan S.
Yo apenas había extraído de la huaca un simple cuchimilco en una de mis acostumbradas incursiones a las orillas el cerro Ventarrón, y como para sobreponerme al pobre hallazgo del día, y a manera de sonreírle a mi poca suerte, levanté en alto a la pieza, e imitando a un brujo empecé a danzar con ella, agitándolo como a una sonaja  y acompañándolo de un canto  sarcástico.
Ya en mi casa y por la tarde, después de haber olvidado mi poca suerte en la huaca, me sentía bastante animado y capaz de hacer cualquier cosa extraordinaria, me parecía haber entrado en un estado de éxtasis.  Asimismo  presentía que el día siguiente la huaca podía cambiarme la suerte para siempre.
Por la noche, tan pronto fui a mi cama, un profundo sueño me sobrevino, y en ella, la misma figura del cuchimilco con la que había danzado con los brazos en alto, ahora ella misma hecha espíritu  se me presentó para agradecerme por haberlo liberado de los mil años de entierro y por haberlo levantado en lo alto como un reconocimiento y señal de triunfo. Luego el espíritu del cuchimilco   me condujo entre unos vichayos y luego bajamos por unas escaleras a través de un túnel al fondo de la huaca, y señalándome un lugar resplandeciente me dijo:
Todo esto será tuyo. Yo me quedé sin aliento al ver la fabulosa cantidad de joyas de oro que había en ese entierro y daba por seguro que el cuchimilco me lo entregaría. Sin embargo el espíritu me volvió a hablar: Solo tienes que nombrarme a un ser querido que tengas, él  tendrá que ocupar mi lugar en espíritu que dejo aquí en la profundidad de la huaca.  ¡No es mucho lo que te pido! .Yo  no esperaba semejante propuesta  y de inmediato empecé a vociferar y a lanzarle maldiciones al fantasma del cuchimilco que de inmediato desapareció, y el sueño también se me quitó.
Al día siguiente cuando volví a la huaca, reconocí el lugar que el fantasma del cuchimilco me había mostrado en mi sueño, pero decidí ir a huaquear a otro lugar para no verme obligado a pactar la entrega de un ser querido

No hay comentarios:

Publicar un comentario