Páginas vistas en total

lunes, 27 de enero de 2014

LEYENDA EL CETRO MALÉFICO

EL CETRO MALÉFICO
Relato: Marco Llontop   
Era una medianoche de invierno del año 1969 cuando la tranquilidad de todos los miembros de una familia de El Combo se vio interrumpida por los aterradores  gritos de Juana. Ella era la hija mayor de la familia y parecía haber sido poseída por el diablo. Sus grandes saltos en posición de acostada, los espeluznantes gritos, voz estremecedora y palabras amenazadoras pusieron en trance a todos. Sus  padres se le abalanzaron  para ayudarla, mientras sus hermanos rezaban y su tío vociferaba palabras groseras y amenazadoras en contra del demonio, al cual pedía que la abandone. Todos se preguntaban ¿Qué provocó esta horrible situación?.

  Raúl, el hermano de Juana, llamó a su tío Pedro y en voz baja le dijo: ¿No será el cetro de chonta que  encontré en la huaca y lo escondí debajo del colchón de mi hermana Juana? El tío de Juana de inmediato entendió lo que pasaba, corrió  hacia la mesa, tomó la botella de yonque y tomándose 7 tragos, corrió nuevamente hacia su sobrina, y con la ayuda de los padres de Juana levantaron a la poseída, la pusieron en la cama del costado y pidiendo a los demás que se retiraran del cuarto, levantó el colchón, y lanzando fuertes y feroces gritos con palabras amenazadoras,  le ordenaba al demonio salir de la casa, mientras  él sacaba al maléfico cetro  que había provocado la posesión demoniaca en Juana. Luego pidió que le sacaran un poco de brazas de la cocina, leña y un poco de kerosene. Antes de tirar el cetro, pudo observar la horrible imagen tallada en el cetro que había provocado tan terrible mal en Juana. El cetro ardió en grandes llamas  desprendiendo un pestilente olor y humaredas negras  formando  fantasmales figuras.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario