Páginas vistas en total

jueves, 20 de septiembre de 2012

ANILLOS DE CRECIMIENTO DE POMALCA




ANILLOS DE CRECIMIENTO DE POMALCA
Según referencias de los más antiguos pobladores de Pomalca, nos señalan  que las viviendas de los obreros, o ranchería como fue conocida por ese entonces,  tenían como límite por el Oeste a la acequia que evacuaba el desagüe de la fábrica (cachaza). Este desagüe  salía del parque infantil en línea recta, y luego de unos 100 metros se dirigía en diagonal hasta los canchones; dentro de esta área, apenas se ubicaban una docena de manzanas de viviendas; tres eran destinadas a los canchones que servían para el hospedaje de los obreros de las contratas que no tenían aquí su familia y que pasaban largas temporadas acá en Pomalca. Otras manzanas estaban destinadas a la escuela, depósitos y tambos. Pasando este desagüe existían unas 40 familias que tenían sus casas de quincha, al que se le conocía como “Las Delicias”.Por el lado Este, pasando la fábrica se encontraba una gran población del Pomalca de ese entonces. Según nos relata don Sergio Aurelio Villanueva Torres, este lugar se llamaba Pueblo Nuevo, sus viviendas eran de quincha, y aproximadamente hubo unas doscientas viviendas. Otro grupo de familias residía en el lugar denominado la curva de la tía Julia.  Por el año 1942 se cambia la dirección del desagüe, se quita la diagonal y se continua en línea recta hasta la dirección del actual Parque Túpac Amaru y por allí se construye la nueva acequia de la cachaza, convirtiéndose en el nuevo límite.En esta ampliación  se construyen nuevas manzanas de viviendas. En el año 1951 ocurre un gran fenómeno del Niño y destruye por completo a Pueblo Nuevo , así como también a Las Delicias, los hacendados nuevamente cambian la dirección del desagüe de la fábrica y construyen más viviendas para trasladar a los habitantes de Pueblo Nuevo, quienes pasan a formar parte de Las Delicias.Con esta nueva ampliación  se llega hasta finales de la hacienda.  En la época  cooperativa se construyen San Juan y Miraflores y se entrega el terreno para el C.P. Veinte de Enero para sus trabajadores.
Cabe mencionar que en el periodo cooperativo una compañía                  presentó un proyecto para reconstruir todo Pomalca con viviendas de material noble, pistas y veredas para ser pagada en 20 años, este proyecto no fue aceptado por los administradores, desaprovechando esta gran oportunidad, sino, otra fuera nuestra historia.        
En los últimos años una gran población de familias sin vivienda, en su mayoría descendientes de obreros  origina diversas invasiones a los alrededores y como consecuencia Pomalca toma nuevamente otra fisonomía.

LOS CANCHONES
Pomalca  tuvo su origen y desarrollo con la caña de azúcar, y a la medida que esta hacienda crecía, allá por los primeros años del siglo XX,  aumentó también la necesidad de mano de obra. Esta situación atrajo la concentración de obreros migrantes de Cajamarca y Piura. Al inicio la gran mayoría de obreros llegaban contratados por un “enganchador”  quien los socorría con el traslado y con adelanto de dinero; pero años después, los obreros llagaban por cuenta propia.
Estos obreros, que en su mayoría llegaban sin familia, eran alojados  en grandes salones llamados canchones. Estos locales tenían pequeños compartimientos solo para sus “tarimas”  de hasta tres niveles. En otras palabras eran sus   camarotes de tres pisos. También contaban con un pequeño espacio para la cocina. En estos canchones los obreros preparaban su desayuno y la merienda, ya que los almuerzos lo hacían en el campo de trabajo. Don Toribio Vásquez Delgado no relata que por el año 1945 habían siete grandes canchones ubicados entre las calles San Vicente y San Agustín (Ver Plano) y en ellos los alojaban de acuerdo a su origen. Los chotanos se ubicaban en el canchón 50 ubicado  en la calle Chiclayo entre San Carlos y San Vicente, los de Bambamarca se alojaban en el de la calle San Vicente,
Los de Cutervo, Chiguirip y Tacabamba se alojaban en los tres canchones ubicados en la calle Chiclayo entre San Vicente y San Agustín. El gobernador de Pomalca tomaba muy en cuenta su lugar de origen para ubicarlos en diferentes canchones para evitar enfrentamientos entre ellos, ya que había una gran rivalidad, especialmente entre chotanos y cutervinos. Nos dice don Toribio, que cuando los chotanos estaban bajo el efecto del alcohol se sacaban el poncho y lo arrastraban, provocando que alguien lo pisara. Si alguien se atrevía  a pisarlo, el chotano sacaba el machete de su funda o su cuchillo y se plantaba a quien se atreviera. De ahí la famosa frase: “A mi nadie me pisa el Poncho”, por esta y por otras causas, muchas muertes hubo en las cercanías de estos canchones, por ello una de estas calles donde ocurrieron mas de diez muertes, le llamaron “calle peligro”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario