Páginas vistas en total

martes, 14 de diciembre de 2010

LAS PACCHAS DE LA MONTAÑA SAGRADA DE VENTARRÓN


Nuestra ancestral cultura desde periodos muy tempranos rindió culto a diversos elementos de la naturaleza. Recorriendo nuestro distrito encontramos evidencias de estos rituales que formaron parte del pensamiento y adoración a elementos como el agua, la tierra, y algunos animales; de todos estos elementos destacan las evidencias del culto al agua. Testimonio de este gran tributo son las Pacchas o recipientes ceremoniales de piedra que se encuentran ubicadas en la Montaña Sagrada de Ventarrón. Este culto estaba relacionado con la lluvia y la fertilidad de la tierra. Escenas que relatan estas fiestas las podemos encontrar en variedad de ceramios y demás manifestaciones culturales que hemos heredado, así como también en las culturas vivas que se ubican en nuestras serranías donde aún se celebran ceremonias en medio de ritos, ofrendas, faenas, bailes y cantos, agradeciendo o implorando la llegada de las lluvias y la fertilidad de la tierra.
El investigador Carrión Cachot al respecto opina que este culto al agua es “una original creación de la mente indígena que ha dejado esculpida y perennizada algunas de sus más notables concepciones religiosas acerca de los problemas del agua y de la fertilización de las tierras y de los seres auspiciadores de tales fuerzas productoras”.
Nuestros antepasados valoraron mucho al agua, por que entendieron su importancia para la vida. Hoy nosotros a pesar de conocer que este recurso está escaseando en nuestro planeta, aún no tomamos conciencia de su cuidado. Aprendamos de los valores y el respeto a la naturaleza que nuestros antiguos peruanos practicaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario