Páginas vistas en total

domingo, 11 de julio de 2010

LA LOCOMOTORA ENCANTADA DE LA HUACA SAN JUAN


Año 1945, era el mediodía de un día de verano, el corte de caña estaba a los alrededores de la huaca San Juan, los cortadores y los maquinistas sentían algo extraño aquel día, había una fuerza sobrenatural que les atraía hacia la huaca, las yuntas habían organizado con gran dificultad el comboy de coches de caña y la locomotora “La mama diabla” también tenía problemas para su arranque, Juan el maquinista con mucho esfuerzo logró arrancar el ferrocarril y con su dulce carga empezó a rodar por las líneas que conducían hacia la fábrica de azúcar. Estando muy cerca a la curva del servicentro la máquina empezó a dar grandes resoplidos botando todo el vapor que contenía y poco a poco fue dejando de rodar. Juan no comprendía lo que pasaba pues había tomado todas las precauciones, tenía el petróleo y agua suficientes; al detenerse la maquina, él y su aguatero bajaron a revisar y en forma repentina la maquina arrancó nuevamente y no les dio tiempo para subir a controlar la locomotora, y esta inició una veloz carrera de retroceso dirigiéndose nuevamente hacia la huaca San Juan para devolver toda su dulce carga al descarrilarse todos los coches con la caña justo en medio del cuartel de cañas donde habían sido quemadas y cortadas.
La locomotora continuó unos metros más con gran velocidad y al no encontrar mas líneas, con gran fuerza saltó una zanja para impactarse contra una antigua muralla Inca de unos 7 metros de alto que rodeaba parte de esta huaca, derrumbándola totalmente sobre la misma locomotora. Luego de unos segundos de despejarse la polvareda sólo la punta de la chimenea quedó a la vista de todos los obreros que perplejos por lo que sus ojos veían empezaron a hacer sonar sus machetes y luego rezaban para ahuyentar los malos espíritus que causaron este extraño suceso. Los hacendados de la Piedra decidieron no desenterrar la máquina durante 7 días para complacer el deseo del diablo de tener atrapado el ferrocarril y luego recibir sus grandes favores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario