Páginas vistas en total

domingo, 18 de octubre de 2009

LA CHICHA, UNA VIEJA TRADICIÓN POMALQUEÑA

LA CHICHA, UNA VIEJA TRADICION POMALQUEÑA
La Real Academia de la Lengua Española y otros autores, nos señalan que la palabra chicha tiene su origen en el vocablo chichab, palabra perteneciente al dialecto kuna (los kuna fueron antiguos pobladores de Centroamérica) y chichab era el nombre que este pueblo daba al maíz, sin embargo según el aztequista Luís Cabrera, el origen de esta palabra estaría en la lengua náhuatl (lengua aborigen de México). Dice Cabrera que chichiatl, es una palabra compuesta que significa "agua fermentada", compuesto con el verbo chicha (agriar una bebida) y el sufijo -atl'(agua), dejando este tema a los especialistas en lengua, y recogiendo nuestras historias, parece ser que la chicha nace en el Perú de casualidad. Según se cuenta durante el reinado de Túpac Yupanqui las lluvias erosionaron los silos donde se guardaba el maíz, como resultado, los granos de maíz fermentaron y en los depósitos de arcilla se formó la malta de maíz. El Inca para evitar desechar el maíz, ordenó distribuir la malta para que fuera aprovechado en forma de mote pero este producto se agrio y la terminaron desechando. Aquí es cuando se descubre: un hambriento, rebuscando en los desperdicios encontró este maíz y la consumió dándose una borrachera de “Padre y señor mío” que escandalizó a todos sus vecinos y que nunca antes se había visto semejante ridiculez. .Este sería el más lejano antepasado peruano de nuestros ilustres chicheros, lástima que no se conoce su nombre. Y fue así como en el antiguo Perú, se descubrió la propiedad del maíz fermentado Y cual sería entonces la historia del consumo de la chicha en nuestro Pomalca.
Nuestros más antiguos pobladores nos relatan que el desaparecido Pueblo Nuevo era el lugar tradicional y el más cercano a la fábrica donde encontrar esta tradicional bebida, En la ranchería fue muy concurrida la chichería de la señora Josefa donde se encontraba chicha en botella. Por la gran demanda de esta popular bebida llegaron familias provenientes de la zona de Monsefú y el antiguo Larán con mujeres que traían con ellas los conocimientos de como preparar la chicha, aquella que tenía como ingredientes la jora y el chancaca obteniendo la famosa chicha colorada, luego después la endulzaron con azúcar perdiendo su color característico. Estos ingredientes mas algunos “secretos” sometidos a nocturnos hervores también daba como producto la “chicha embotellada”, botella de cristal, tapa de corcho anudada con un pabilo o cabuya. Dejaban dormir esta chicha en sus envases por tres días y “era como haber encerrado al diablo en esos envases”. Actualmente la demanda de chicha ha disminuido y las vendedoras se han concentrado en la primera cuadra de la av. San Martín y Jorge Chávez donde concurren los más diversos sabores de Ventarrón, Collús y Casa de Madera

No hay comentarios:

Publicar un comentario