Páginas vistas en total

viernes, 30 de enero de 2009

POMALCA EN LA CONQUISTA

Año 1534, los conquistadores españoles llegan a nuestra región. Un ejército de soldados muy bien armados, protegidos con corazas y montados en veloces caballos cruzan inmensos bosques de algarrobo y faiques antes de llegar a la comunidad indígena de Chuspo - Callanca que se extiende a orillas del rió Reque, posiblemente hasta lo que hoy es Ventarrón; las mentiras de liberarlos de los tributos al Inca los convierten rápidamente en sus aliados. Collús los impresiona por su gran desarrollo agrícola, un gran sistema de riego con largos canales y una laguna de almacenamiento de agua que permite irrigar grandes extensiones de tierra; este vasto territorio pronto se convertiría en una de las primeras Encomiendas que la Corona Española crearía con el objetivo de controlar sus nuevas posesiones en esta parte del continente, y empieza a encomendar estas tierras y sus habitantes a los que participaron de esta conquista “premiándolos” como Encomendaderos, mas no como propietarios. A Francisco Luís de Alcántara se le encomienda las tierras que ocupan los callancanos para hacerlas producir riqueza para el y a la corona española a través del tributo del Quinto Real que era el 20% de las utilidades que estos lograban del trabajo forzado a los indígenas y por la explotación al hacerles simbólicos pagos que en la mayoría de casos se hacía en víveres y no en monedas de oro y plata. Este sistema de explotación les permite hacer fortuna y poder en poco tiempo a los Encomendadores hecho que motivo el temor de competencia en la corona española que envía a los Corregidores para limitarles el poder, pero estos reaccionaron posesionándose de tierras “desocupadas” a las que llaman Estancias para dedicarse a la crianza de ganado vacuno, caprino, ovino, equino y porcino, así como a la producción de cueros y jabones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario