Páginas vistas en total

domingo, 11 de julio de 2010

APOLINARIO SALCEDO

UN HÉROE DESCONOCIDO
Revisando los nombres de las calles de nuestro distrito encontramos a Apolinario Salcedo, calle paralela a la carretera a Chiclayo donde se ubican las Instituciones Educativas “Tacna” y “María de Lourdes”. Después de una breve investigación de este desconocido nombre, se pudo comprobar que esta calle fue nombrada así en el año 1955 en la época de la hacienda, cuando esta deja de ser una simple vía ferroviaria que conducía hasta el puerto de Eten y un simple camino carrozable que conducía hasta Chiclayo. La construcción de estas dos escuelas y el antiguo hospital le dieron la jerarquía para convertirse en una nueva avenida al trasladarse los mencionados colegios de su antiguo local ubicado en la calle El Patio donde había funcionado desde al año 1913, cuando aún se denominaban Escuela de Varones “Tacna” y desde el año 1916 la Escuela Particular de Mujeres “Arica”. Por ese entonces estaban todavía frescas las heridas de la guerra con Chile y nuestro país luchaba en la vía diplomática por la reincorporación de Tacna y Arica al seno de la patria y como todo sabemos, se pierde Arica que pasó definitivamente a Chile. En justa memoria la hacienda Pomalca, por esta razón nombra a estas escuelas con los nombres de estas ciudades, pero aún más, luego nombra a esta nueva calle como Apolinario Salcedo, y ¿Quien sería este personaje? Como no podía ser de otra manera, tenía que haber una relación entre estos tres nombres que formaron parte de una trágica historia. Apolinario Salcedo fue un héroe Lambayecano, del que aún poco se conoce, pero que Pomalca no lo olvidado.

APOLINARIO SALCEDO
Gran Militar lambayecano del grado de Capitán, hijo de hacendados y acaudalados comerciantes y de descendencia de otro gran héroe lambayecano como lo fue don José Leonardo Ortiz Salcedo, así como también del mismo tronco familiar del Presidente Augusto B. Leguía Salcedo. Este gran militar fue compañero de guerra de Grosio Prado, hijo del Presidente Mariano Ignacio Prado, con quien son destinados al Ejército del Sur, que operó bajo las órdenes del General de División EP Juan Buendía. Ambos Pelearon valientemente en la batalla del Cerro de San Francisco en Tarapacá el 19 de noviembre de 1879 en la guerra con Chile. A pesar del gran problema del desierto por falta de agua que los obligaba a caminar grandes distancias para llenar sus cantimploras, logró con éxito, tras una apuesta gloriosa con Grocio Prado y don Justo, tomar la cima del cerro San Francisco. La tropa aliada peruano- boliviana empezó a subir, ganando posiciones lentamente. Grocio Prado subía con su unidad, pero fue sorprendido y detenido, siendo fusilado por las tropas chilenas que se encontraban en la cumbre. Mientras Apolinario Salcedo junto al teniente coronel Ladislao Espinar capturan con audacia dos cañones chilenos permitiéndoles seguir hacia adelante pero a escasos metros de la cumbre, el teniente coronel Ladislao Espinar cae herido y debilita el avance. Apolinario Salcedo continua en la lucha, mientras en la parte baja ya se empezaba la lucha cuerpo a cuerpo. Entonces sucede lo peor, las fuerzas bolivianas comandadas por Hilarión Daza que comandaba las tropas “Casacas Rojas bolivianas” con uno 3000 soldados empezaron a sentir un incontrolable temor por la lucha cuerpo a cuerpo e hizo que abandonaran la lucha dejando sus armas regadas por el desierto y huyendo rumbo a su tierra. Los pocos soldados que estaban a punto de tomar el cerro comandados por Apolinario Salcedo se vieron obligados también a retirarse, ellos fueron los últimos que abandonaron el cerro conquistado con tanto heroísmo y que tanta sangre había costado. Cuando se produce el desbande boliviano, los chilenos cargan por tercera vez y arrojan de la cima a exhaustos soldados peruanos siendo derrotados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario